Home / Noticias / Salvaje ataque de una jauría a un hombre en el DVN
salvaje-ataque

Salvaje ataque de una jauría a un hombre en el DVN

Es la segunda vez que lo atacan, los mismos perros sueltos que hay en el barrio. Lo atacaron feo“, indicó Argentino, un vecino del Distrito Vecinal Noroeste que auxilió al hombre atacado por una jauría, durante la tarde del domingo.

El damnificado, de más de 50 años, había ido a visitar a un amigo que tiene en el barrio y le da de comer con frecuencia a un grupo de aproximadamente diez perros de la calle. Los animales que asiste con un poco de comida ya lo habían atacado anteriormente, también en ocasión de ir a verlo.

Pero esta vez lo mordieron por todos lados. Pudo escapar de la jauría y correr hasta una casa distante a pocas cuadras, donde pidió auxilio golpeando los portones de la propiedad. Justo pasaba por ahí el vecino que fue testigo y relató lo ocurrido con este hombre al diario LMCipolletti.

“Los perros lo venían persiguiendo…estaba sin remera, no sé si en el tironeo de los perros, y tenía todo su cuerpo lastimado”, refirió Argentino, quien enfatizó: “Lo atacaron feo”.

La familia de la casa donde pidió ayuda también salió en su auxilio. Permitieron su ingreso a la propiedad y convocaron a la Policía. Fue alrededor de las 18 del domingo, en la calle Pil Pil 2020, del Distrito Vecinal Noroeste.

A simple vista, el hombre, además de presentar múltiples heridas en su cuerpo, se encontraba en aparente estado de ebriedad; y le costaba respirar. La Policía llegó enseguida, pero el hombre no quiso radicar una denuncia en contra de los perros de un amigo a quien había ido a visitar.

No obstante ello, pidió ser asistido en el hospital Pedro Moguillansky, desde donde fuentes hospitalarias confirmaron el ingreso de un hombre visiblemente herido por mordeduras de perros que no quiso denunciar el hecho.

En inmediaciones del lugar donde fue atacado por los perros, hay un descampado que también junta basura y todo tipo de alimañas, sumado a todos los perros que deambulan por la zona.

“No son los únicos perros, hay muchos más que andan sueltos por el barrio; y es un problema. La gente no puede salir a caminar tranquila, se ha cansado de denunciar y no pasa nada. Y muchas veces directamente esquiva ciertas cuadras por miedo a sufrir un ataque”, comentaron otros vecinos consultados.

 

Fuente: LMCipolletti 

Comentarios