Home / Noticias / Ingresaron con llave y provocaron destrozos en un restaurante cipoleño
otra-historia

Ingresaron con llave y provocaron destrozos en un restaurante cipoleño

Destrozos en un reconocido restaurante de esta ciudad provocaron sorpresa e indignación. El personal llegó esta mañana, alrededor de las 9.30, y descubrió que una o más personas habían ingresado al local para ocasionar destrozos importantes. Ocurrió en Otra Historia, comercio ubicado en la esquina de Fernández Oro y Villegas.

Personal de la Comisaría Cuarta se constituyó rápidamente en el lugar y corroboró la situación. “Hicieron mucho daño en el interior. Rompieron cuadros, rayaron paredes con aerosol y ensuciaron la mantelería. Sacamos fotos, hicimos un relevamiento y vamos a investigar un hecho con autores ignorados para la Policía, donde no descartamos ninguna hipótesis”, informó el jefe de la unidad policial, Osvaldo Huanque.

También destrozaron la barra, aunque otros sectores del restaurante, como la cocina y los baños, quedaron intactos.

Su propietario, Jorge Román, más conocido como el uruguayo, lamentó el hecho, pero no quiso magnificarlo, por cuanto dijo que lo importante ahora es seguir trabajando, por la gente que tiene a su cargo y los clientes. “No hubo heridos, fueron daños materiales nomás, y hay que salir de la crisis que vivimos y recuperarnos”, sostuvo.

El hombre se acercó esta mañana a la unidad y realizó la denuncia correspondiente.

Ingresaron con llave y provocaron destrozos en un restaurante cipoleño

En diálogo con el diario LMCipolletti, consideró muy raro cómo entraron. “Se ve que tenían una copia de la llave, y no solamente para entrar, ya que al salir cerraron la puerta”, advirtió. Desde la Comisaría Cuarta, Huanque confirmó que el o los autores no forzaron ninguna abertura para cometer el ilícito.

Peritos del gabinete de Criminalística participaron de las diligencias de rigor en busca de huellas y otros rastros que ayuden a esclarecer el hecho. Se supo que del lugar no se llevaron nada, por lo que en principio la hipótesis de un robo quedaría descartada. “Ingresaron para hacer daño”, aseveró el dueño del restaurante.

No obstante, lo que más lamentó es que después de tanto tiempo de permanecer con las persianas bajas, como le ocurrió a todos los comercios del rubro, le tuviese que decir a la gente que no podía atenderlos en estas circunstancias. “Eso es lo malo, lo otro -los daños- se irán arreglando”, enfatizó.

Dispuesto a dar pelea a la pandemia de coronavirus, un hecho así no le doblegará la voluntad, de modo que a partir de mañana vuelve a recibir a sus clientes. “Un día que no abro, no entra dinero y no puedo comprar mercadería. Yo ya me comí todos los ahorros y préstamos y vivo al día. Necesito trabajar”, cerró.

 

Fuente: LMCipolletti 

Comentarios