Home / Noticias / A las piñas, taxista puso en fuga a dos delincuentes
comi-32

A las piñas, taxista puso en fuga a dos delincuentes

“Estas cagadas no me van a asustar”, aseguró Patricio Apablaza, un taxista que fue víctima de un salvaje asalto y enfrentó a los delincuentes a las piñas. Ayer por la tarde, luego de curarse, regresó a su trabajo.

El hecho sucedió de madrugada, cuando Patricio dejó un pasaje sobre calle Roca. Enseguida, se acercaron unos jóvenes que pidieron ser llevados a la zona norte. Más allá de algunas sospechas, el trabajador del volante decidió cumplir con el pedido.

Sin embargo, cuando ya se acercaban a su destino, en el barrio Juventud y Desarrollo, lo amenazaron y le exigieron la entrega de la recaudación y las pertenencias personales. Y Patricio, o “el Chileno”, como lo conocen algunos de sus amigos, no dudó en enfrentarlos y empezó un peligroso tironeo con los asaltantes, que no dudaron en golpearlo en reiteradas oportunidades en la cabeza con las armas de fuego.

De igual modo, con la cabeza partida, Patricio consiguió darles varios puñetazos y los delincuentes prefirieron alejarse del lugar con un reloj y un celular. “Me pegaron tres culatazos y empecé a tirarles piñas, a gritar”, contó la víctima.

El hecho fue muy violento y el taxista, uno de los más antiguos de la ciudad, fue auxiliado por sus compañeros de Servitaxi y la Policía provincial. Enseguida se montó un operativo cerrojo y los agentes lograron recuperar los elementos pertenecientes a Patricio, que habían sido arrojados cerca del aguantadero de los asaltantes, sobre calle Alberdi, en el barrio Villarino.

La víctima precisó que los delincuentes se encontraban armados pero que él no tiene miedo y se negó a entregarles la plata que había recaudado.

Tras hacer la denuncia, manifestó que se fue a curar y, de forma risueña, apuntó que gracias a los culatazos los asaltantes le habían sacado “un callo” de la cabeza. Pasadas unas horas, había vuelto a subirse al taxi para cumplir con su clientela.

Patricio reveló que recorre las calles de Cipolletti con su taxi desde los 90 y que empezó con un Ford Taunus. En la actualidad tiene 62 años y apuntó: “Debo ser el segundo taxista más viejo de la ciudad en actividad”

Sobre el hecho de ayer, comentó que ocurrió alrededor de las 4 de la madrugada y que los delincuentes que lo atacaron no son desconocidos, que la Policía los tiene identificados.

Además de las fuerzas de seguridad, se les dio intervención a los funcionarios del Ministerio Público Fiscal de Cipolletti.

“En mi casa me dicen que me quede”

La realidad de Patricio no es muy diferente a la del resto de los trabajadores de la región y el país, y reconoció que está haciendo el horario de madrugada para ganarse algunos pesos extra ante la merma en la actividad. “En mi casa me dicen que me quede, pero por la pandemia hay poco movimiento y tengo que salir”, destacó.

Y respecto del enfrentamiento con los delincuentes, aclaró que cuando era joven hacía boxeo los vienes en un lugar ubicado en las cercanías de Primeros Pobladores y Perú. “Si quedaba sano, después me iba a bailar”, contó.

 

Fuente: LMCipolletti 

Comentarios